Cuando lo imposible se vuelve posible…

Cuando lo imposible se vuelve posible…
Comenzaré escribiendo estas líneas explicando que mi vida cambió de forma radical hace 13 años, sí a mis 23 años, cuando fui operado de emergencia de la columna vertebral por dos hernias discales que me dejaron inmóvil y sin control ni fuerza de la cintura para abajo por más de una semana. Y después de la operación en silla de ruedas por 6 meses, en rehabilitación por año y medio.

Recuerdo las palabras de todos los doctores “Jamás volverás a correr ni a tener una vida normal, deberás tener cuidado todo el tiempo si es que no quieras que te vuelvan a operar alrededor de los 35 años…

Hoy, a mis 36 años, camino, brinco (poco pero lo hago), practico natación de largas distancias en aguas abiertas y soy corredor de montaña.

Sí soy corredor de montaña y este fin de semana (21 de Oct 2017) corrí mi primer distancia larga en montaña, 37 km. 6.24hrs en las que cada paso lo dedicaba a cada una de esas personas que hace años me apoyaron y no dejaron que dejará de confiar en que todo saldría bien, pero también a cada una de esas personas que me dijeron que era imposible que corriera sin dolor, sin lesiones, sin sufrir porque mis piernas no funcionan igual que las de las demás personas.

Hoy 13 años después, decidí quitarme la etiqueta de víctima, de lástima y he tomado el rol de protagonista en mi vida y me he demostrado que con disciplina, perseverancia, cuidados y conciencia lo imposible es posible.

Siempre es difícil despertar a las 5.30 am para entrenar, invertir de dos a cuatro horas diarias de entreno, decir que no a amigos y conocidos, alejarte de aquellos que viven su vida “normal” y se desvelan y no cuidan lo que comen. Pero cuando pasa ese pensamiento por mi mente, recuerdo mi motivación y porqué lo hago, recuerdo las personas que me apoyan y a mis amigos runners y nadadores, veo el chat y leo que no soy el único loco despierto entrenando, y me digo…vamos a demostrarte de lo que eres capaz Edd.

Este sábado no hubo kms fáciles o difíciles, en su lugar existieron kms llenos de disfrute y de dedicatoria por bloques de 6km…en mi sistema (mente-cuerpo- espíritu) dije los primeros van por mí, del 6 al 12 van por mis amigos que siguen ahí a pesar de mi ausencia por los entrenos, del 12 al 18 van por mis amigos de la oficina y equipo de trabajo que me han apoyado para lograr este sueño, del 18 al 24 van por mis amigos y tribu de entreno Rock On porque sin ellos no estaría aquí, del 24 al 30 van por mi familia, por papá y mamá que los amo y me aman tanto, por ellos que sabía que en ese momento estaban rezando para que no me lesionara y se repitiera la historia de años atrás; y así al final del 30 al 36 van por Daniel que está en mi vida compartiéndola (y a ser sincero fue un gran motor en esta carrera mandándome mensajes de apoyo y seguimiento cada
hora) y por mí.

Sé cumplió el objetivo en más tiempo del previsto, ya que entre la gripe, problemas de estómago, caídas y golpes, calor, cambio de estrategia de alimentación…las cosas no fluyeron como lo planeado, pero se cumplió el objetivo de hacer lo imposible posible…pasar de una silla de ruedas a correr el “Ultra Trail de México de 37Km”.

Hoy sé que soy un triunfador y que no existen imposibles para mí.

Edd Merino.